Mi historia

Me llamo Pepe y follo un montón. Soy el típico faker bien dotado, cachas y guapete. También tengo un yate de 10 metros y un ático con piscina en el centro. Me llaman el blanco del whatsapp, este soy yo:

blanco del whatsapp

Jajaja… Creo que he exagerado un poco. (Bueno, en lo de follar no tanto). Lo cierto es que ni estoy cachas, ni soy millonario ni la tengo como un niño de cinco años (de altura). Soy un tío normal, rollo fofisano y cada vez con menos pelo. Pero aun así te garantizo que ligo y follo más que tú. ¿Apostamos?

Mi historia

No siempre me ha ido bien con las tías. Hasta hace unos meses casi no me comía ni una rosca, nunca me ha sido fácil ligar en la discoteca porque yo no llamaba la atención, al contrario que un par de amiguetes míos que eran los que se llevaban a todas. Para que una tía acabase conmigo tenía que comerle la oreja toda la noche, y para colmo me costaba una pasta invitarlas a entrar a los garitos y tomar unas copas. Encima algunas bebían más que Barny el de los Simpson. ¡Menuda ruina!

Uno de esos findes que no había triunfado, estaba en casa el Domingo de resaca tirado en el sofá cuando en la tele salió un anuncio de esos para buscar pareja por internet. ¡Qué bonito para ser verdad! (pensé). “Seguro que todo es falso, con lo buenorras que están las tías del anuncio y van a estar apuntadas aquí buscando novio”.

Sin embargo, como la peli era una mierda y me picaba la curiosidad, decidí probar. Así que tras crearme un perfil, empecé a navegar por dentro. Y la verdad es que flipé. Allí había mogollón de gente apuntada. Yo pensaba que ahí sólo se apuntaban los callos y las desesperadas, pero había de todo: guapas, feas, mayores, jóvenes, pijas, chonis… Había para todos los gustos.

¿Serían reales aquellas tipas? ¿O sólo perfiles “gancho” para timar a cuatro salidos como yo? Empecé a contactar con la peña para comprobarlo. Si te soy sincero muchas no me contestaban, pero aun así conseguí hablar con un montón de tías en poco tiempo.

Mejoras en mi vida de un día para otro

Al poco tiempo de registrarme en una de estas webs, esto fue lo que pasó. Consecuencias:

  • Cantidad: he contactado con más tías en tres días que en seis meses saliendo de fiesta
  • Calidad: He conocido a pibones que en un bar no hablarían conmigo ni pagando
  • Economía: No tengo que invitarlas a copas 😉

A partir de ese día todo cambió para mí.

Lo de conocer chicas online enganchaba, y los siguientes días me acabé apuntando en otras páginas. Ahí pude comprobar que hay verdaderos timos, pero otros sitios funcionan. ¡Y vaya que si funcionan! En mi blog te cuento todos los detalles de las estafas que he encontrado y las webs que merecen la pena.

El caso es que a base de probar webs y quedar con tías, fui cogiendo experiencia en esto de las citas online.

El siguiente nivel: Nivel Faker

Si quieres saber cómo acaba la historia, sigue leyendo… Descubre cuando dí el salto de calidad al nivel Faker

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*